fbpx Press "Enter" to skip to content

Venus tiene un manto pegajoso que empuja trozos de corteza en su superficie

Venus todavía puede estar geológicamente activo hoy, lo que podría significar que el hermano planetario de la Tierra es un buen lugar para que los científicos aprendan sobre la Tierra primitiva y los mundos lejanos. 

Un equipo internacional de científicos utilizó imágenes de radar antiguas de la misión Magellan de la NASA, que finalizó sus operaciones en 2004, para estudiar la superficie de Venus. Encontraron lugares donde trozos de corteza se deslizaban y giraban como “bloques de hielo”, según los investigadores. 

Dado que las tierras bajas en las que se enfocaron las observaciones son relativamente jóvenes, la actividad geológica que desencadena los movimientos ocurrió no hace mucho tiempo e incluso puede continuar hoy. El trabajo sugiere que Venus puede estar generando actividad geológica desde lo más profundo de sí mismo, a diferencia de la especulación anterior de que la corteza de Venus era un bloque sólido como el de la luna de la Tierra.

Las placas tectónicas, donde ocurren, son más que el empuje de la capa rocosa o litosfera de un planeta. Son una parte importante del ciclo del carbono de un planeta, y es este sistema el que permite que un planeta como la Tierra sostenga actualmente la vida. La Tierra no siempre tuvo su configuración moderna del ciclo del carbono: nuestro planeta estaba mucho más caliente hace millones de años, y los científicos creen que esta nueva investigación sobre la superficie de Venus podría responder preguntas sobre la actividad tectónica en una Tierra joven o en otros planetas. 

La actividad geológica de Venus no es la misma que la de la Tierra, donde las placas se unen para producir cadenas montañosas espectaculares como el Himalaya o regiones de subducción suboceánica masiva como la Fosa de las Marianas. Pero la actividad tectónica de Venus podría ser una prueba de que, a escala global, debajo de la superficie del planeta, podría estar fluyendo una región fundida llamada manto. 

Una vez que los científicos observaron las firmas de estos bloques litosféricos de Venus separándose, empujándose, girando y deslizándose, los investigadores crearon un modelo informático de esta actividad. Descubrieron que el movimiento lento del interior del planeta podría explicar lo que observaban. 

“La tectónica de placas en la Tierra es impulsada por convección en el manto. El manto está caliente o frío en diferentes lugares, se mueve y parte de ese movimiento se transfiere a la superficie de la Tierra en forma de movimiento de placas”. Paul Byrne, profesor asociado de ciencia planetaria en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y autor principal del nuevo trabajo, dijo en un comunicado que describe los hallazgos. 

“El grosor de la litosfera de un planeta depende principalmente de qué tan caliente sea, tanto en el interior como en la superficie”, dijo Byrne. “El flujo de calor del interior de la Tierra joven era hasta tres veces mayor de lo que es ahora, por lo que su litosfera puede haber sido similar a lo que vemos hoy en Venus: no lo suficientemente gruesa para formar placas que se subducen, pero lo suficientemente gruesa como para haberse fragmentado en bloques que empujaban, tiraban y empujaban”.

Afortunadamente, hay tres nuevas misiones de la NASA y la Agencia Espacial Europea actualmente en proceso para estudiar Venus como nunca antes, lo que podría ofrecer más observaciones para aprender sobre la agitación de Venus. En particular, los científicos esperan que estas misiones les proporcionen datos nuevos y más nítidos sobre la superficie que puedan usarse para mejorar investigaciones como esta.

(Visited 23 times, 1 visits today)
Comparte el conocimiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments are closed.