fbpx Press "Enter" to skip to content

Kim Ki-duk: “El enfant terrible” del cine surcoreano

El director surcoreano Kim Ki-duk, quien murió por contraer Covid-19, estuvo a la vanguardia como una rara representación del cine intransigente. De todos los directores de lo que podría llamarse la nueva ola asiática del siglo XXI, fue quizás el más inspirador y misterioso y posiblemente el más galardonado del circuito europeo de festivales. Hizo películas impactantes, sangrientas y violentas, pero a menudo terriblemente tristes e increíblemente hermosas y, a veces, simplemente raras. Pero todos eran extrañamente hipnóticos.

En 2011 el jurado del Festival de Cine de Cannes otorgó el primer premio a su pieza documental Arirang. El trabajo de Kim Ki-duk ha tenido un efecto enorme. El director era conocido por su extrema brutalidad pero una de las mayores obras del cine coreano moderno es Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera (2003), una parábola poderosa y enigmática que logra ser serena y cautivadora al mismo tiempo. Las estaciones de la vida de un joven monje, bajo el cuidado de un sabio mayor, se muestran en un ciclo eterno mientras viaja hacia la iluminación tensa. Es lo más raro de ver: una película verdaderamente espiritual.

Espiritual no es exactamente como se podría describir el resto del trabajo del director, aunque hay una dimensión claramente nueva en su Piedad (2012), una película de imágenes cristianas distorsionadas que ganó el León de Oro en Venecia. Un mafioso recupera brutalmente las deudas obligando a sus víctimas a organizar accidentes para que puedan cobrar el dinero del seguro que luego se embolsará. En un momento, aparece una mujer que dice ser la madre perdida de este gángster, angustiada por la culpa por haberlo abandonado cuando era niño y ponerlo en este mal camino.

Desde su primer largometraje en 1995, titulado Crocodile, ha escrito y dirigido una o dos películas al año, ya que ha ganado fama por sus producciones de bajo presupuesto, con tiempos de rodaje muy cortos y sin ningún tipo de restricciones en cuanto a la representación de temas que la mayoría considera tabú.

La opinión de la prensa sobre él siempre ha sido ambigua, y la mayoría de los periodistas surcoreanos lo consideran un monstruo, un psicópata y completamente inútil. Sin embargo, Kim Ki-duk, tal vez como reacción, siguió haciendo películas extremas, encontrando su apogeo en Moebius, cuya proyección estaba prohibida, lo que le obligó a cortar 21 escenas para poder proyectarlo en Corea del Sur.

Disolver (2019)

Dissolve es un largometraje de 2019 del director surcoreano Kim Ki-Duk. Se rodó en Kazajstán con actores locales y se estrenó en el mercado de Cannes con el título temporal 3000. Se proyectó en el Festival de Cine de Almaty en Kazajstán el 19 de septiembre de 2019, donde se comparó con la película anterior del director, Samaritan Girl. Esta fue la última película del director antes de su muerte al año siguiente.

La historia de la película se centra en En Almaty, una mujer casta y protegida llamada Din ve su vida entrelazada con las experiencias de una prostituta que se parece a ella.

Detener (2015)

Kim Ki-duk abordó el tema del desastre de Fukushima con esta coproducción coreano-japonesa, protagonizada por actores japoneses.

Durante la disolución de los reactores de Fukushima, Miki y Sabu, una joven pareja que vive en la zona, se exponen a la radiación antes de ser evacuados a Tokio. Miki, sin embargo, estaba embarazada en ese momento y poco después de su transferencia, un funcionario del gobierno la visita y le sugiere que se haga un aborto. Mientras tratan de abordar su problema de formas radicalmente diferentes, ambos sucumben a la locura.

El director intenta, una vez más, comunicar su mensaje sorprendiendo a su audiencia, incluso a través del mensaje ecológico detrás de la historia, pero su clímax está al final de la película.

Uno a uno (2014)

One on One es una película surcoreana de 2014 dirigida por Kim Ki-duk. Fue la película de apertura de la 11ª edición de los Días de Venecia en el 71 Festival Internacional de Cine de Venecia.

El 9 de mayo, una chica de secundaria llamada Oh Min-ju es brutalmente asesinada. Posteriormente, siete miembros de un grupo terrorista llamado Shadow persiguen a los siete sospechosos del asesinato.

La película tiene muchas similitudes con las películas más antiguas del director, como el uso de la cámara de mano, la violencia extrema y los valores de producción de bajo presupuesto. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de sus películas, esta presenta muchos diálogos. Por otro lado, el director logra presentar un comentario social sobre el concepto de violencia y en particular sobre su justificación hacia los criminales a sangre fría.

Ficción real (2000)

Real Fiction es una película policial de 2000 del director surcoreano Kim Ki-duk. Interpretado por Joo Jin-mo, Kim Jin-ah y Son Min-seok. Fue filmado completamente en tiempo real, sin repetición, en una mezcla de video de baja calidad y película deliberadamente sucia.

Más un experimento que una película real, Real Fiction involucró a Kim Ki-duk y los 11 directores asociados que filmaron durante 20 minutos en tiempo real, en diferentes ubicaciones, con diez cámaras de 35 mm y 10 cámaras digitales. El experimento produjo una película completamente lineal que duró 85 minutos.

Un artista callejero pinta retratos de personas en parques; sin embargo, es acosado constantemente, tanto por clientes insatisfechos como por matones. Finalmente, una mujer que lo registra pintando su retrato lo lleva a un teatro, donde un actor lo golpea. Este acto parece desatar el enfado que el artista tenía dentro de sí mismo y lo lleva por un camino de venganza contra todos aquellos que le han hecho daño.

Kim Ki-duk dirige una película sobre la venganza y el nivel de violencia que un hombre puede sufrir antes de sucumbir. A través de una serie de escenas abstractas llenas de violencia y su peculiar sentido del humor, el director presenta una película surrealista, muy difícil de seguir e, inevitablemente, difícil de ver.

Amén (2011)

Amen es una película de drama surcoreana de 2011 escrita y dirigida por Kim Ki-duk, protagonizada por Kim Ye-na. Filmada en Europa, sigue a una chica coreana en un misterioso viaje. La película se estrenó en competición en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2011. La película sigue a una chica anónima que deambula por Europa en busca de su novio, pero parece extrañarlo allí donde llega. Durante sus viajes, y particularmente cuando está durmiendo, un hombre con máscara de gas la visita, inicialmente la violó y le robó todas sus pertenencias, pero luego cambió su comportamiento.

Filmado principalmente con una cámara portátil, que a veces se mueve de manera frenética, Amen parece otro de los experimentos del director, tanto en términos de cinematografía como de narrativa, y parece un cuento de hadas abstracto con tintes negros. Las escenas de explotación, sin embargo, son donde el aspecto técnico de la película parece funcionar mejor.

Kim Ye-na es fantástica en su papel de protagonista silenciosa, y su personaje se beneficia al máximo tanto de su actuación como de su físico, y especialmente de su rostro.

Sueño (2008)

Jin se despierta de una pesadilla de un accidente automovilístico y decide conducir hasta el punto donde ocurrió el accidente. Descubre que su sueño era real y sigue a la policía hasta la casa del sospechoso, que resulta ser una mujer llamada Ran.

Ella niega las acusaciones, alegando que ha estado dormida todo el tiempo, mientras que Jin interviene, explica su sueño a la policía y en su lugar pide ser arrestada. La policía no le cree y arresta a la niña. Finalmente, los dos se dan cuenta de que Ran hace lo que Jin ve mientras duerme.

Kim Ki-duk dirige una película que se centra en el concepto de sueños y su conexión con la realidad. De esta forma, su narrativa funciona como un sueño, lo que puede resultar bastante confuso en ocasiones, ya que un realismo mágico parece impregnar toda la película. La cinematografía vuelve a ser excepcional, con Kim Gi-tae presentando una impresionante combinación de minimalismo y exuberancia en colores y texturas, representada a través de las diferencias en las casas de los dos protagonistas.

Aliento (Breath, 2007)

Yeon, una ama de casa solitaria, se enfrenta a su depresión y enojo iniciando una relación apasionada con un hombre condenado a muerte. Al descubrir la infidelidad de su esposo, Yeon visita la prisión donde se encuentra el famoso criminal convicto, Jin. La mujer ha estado siguiendo las noticias de sus numerosos intentos de suicidio y, a pesar de conocer los crímenes de Jin, lo trata como si fuera un viejo amante y hace todo lo posible para hacerlo feliz, aunque no lo conoce.

Kim Ki-duk utiliza las diferencias de vida de los protagonistas para presentar una historia sobre la vida y la muerte, absteniéndose de implementar elementos impactantes, en una de sus películas más fáciles de ver.

La cinematografía vuelve a ser impresionante, en una combinación de arte y simbolismo que se convierte en el mejor elemento de la producción. La película, sin embargo, tiene una serie de fallas, en particular derivadas de la irrelevancia otorgada al condenado, cuyo carácter y razones para estar en su situación no se examinan en absoluto.

Arirang (2011)

Tras un incidente en Dream, en el que el protagonista principal, Lee Na-young, casi muere durante una escena, y después de que su asistente Jang Hoon y el productor de la película Poongsan lo abandonaran durante la película en el mismo año (2011), Kim Ki -duk se retiró a una casa de montaña aislada.

Arirang es un documental surcoreano de 2011. La película trata sobre una crisis personalque atravesó Kim Ki-duk, provocada por un accidente durante el rodaje de su película anterior, Dream, en la que la actriz principal casi muere en la horca. El título proviene de una canción popular coreana del mismo título. Kim produjo la película completamente él mismo.

Finalmente, decidió filmar un documental corto mientras estaba allí, completamente solo. Se estrenó en la sección Un Certain Regard del Festival de Cine de Cannes 2011 y ganó el premio a la Mejor Película.

Rodado de forma muy experimental, el documental es un recorrido por la vida del director en una casa tan fría que tiene que dormir dentro de una cortina dentro de ella, y por su estado psicológico en ese momento. La película presenta una serie de monólogos con la cámara con zoom en su rostro, mientras que Kim presenta dos versiones de sí mismo: él y su sombra haciéndole varias preguntas.

Durante estos monólogos, en los que Kim se emborracha ocasionalmente, explica sus pensamientos y sentimientos sobre los dos incidentes, que lo han dejado sin poder rodar una nueva película durante bastante tiempo.

The Net (El prisionero coreano, 2016)

La red de un pobre pescador norcoreano queda atrapada en el motor de su bote y accidentalmente termina en Corea del Sur.Las autoridades lo arrestan y comienzan a interrogarlo brutalmente, e incluso a intentar hacerle desertar. Su situación se ve agravada por su interrogador principal, que parece albergar un odio intenso hacia los norcoreanos. Por otro lado, un agente más joven que se le asigna es mucho más amable e incluso lo ayuda con su situación. Finalmente, logra regresar a su país y a su familia, pero también se enfrenta al mismo trato allí.

Ryoo Seung-bum como el pescador, Kim Young-min como el interrogador malo y Lee Won-geun como Oh Jin-woo ofrecen actuaciones muy poderosas que ayudan a elevar el mensaje de la película.

Animales salvajes (1997)

La segunda película de Kim Ki-duk está ambientada en Francia, donde estudió y trabajó como pintor callejero, y la historia gira en torno a tres coreanos. Hong-san es un ex soldado del ejército norcoreano que sueña con ir a París y unirse a la Legión Extranjera. En el tren a París, conoce a Laura, una coreana cuyo novio la hace trabajar en un club del barrio rojo de París. Cuando la policía francesa llega a su compartimento, Laura lo ayuda y finalmente se enamora de ella.

Chong-hae es un delincuente y aspirante a pintor que pasa su tiempo en un estudio de artistas coreanos, donde roba sus pinturas y las vende en la calle. En un momento, conoce a Corinne, una inmigrante húngara ilegal, y después de ayudarla con algunos hombres que la atacan, los dos forman una relación. A través de una serie de eventos casi surrealistas, Hong-san y Chong-hae terminan viviendo juntos, a través de un tipo de amistad muy especial.

En un entorno de violencia casi constante, el director dirige una película que se centra en la vida de los inmigrantes coreanos en Europa, en el amor y la amistad masculina. El mundo que crea, sin embargo, es un mundo oneroso con algunos momentos de felicidad, donde el perro come perro es la regla y la confianza no se encuentra en ninguna parte. Las impactantes escenas son bastante gráficas, destacando la del pescado congelado entre las demás.

A pesar de la presencia de muchos personajes, el personaje central sigue siendo Chong-hae, un hombre que lucha con su naturaleza traicionera ya que parece ignorar por completo el concepto de amistad. Jo Jae-hyeon ofrece una actuación impresionante en el papel.

Tiempo (2006)

Seh-hee y Ji-woo están profundamente enamorados el uno del otro, pero a Seh-hee le preocupa que Ji-woo pronto se canse de ella y se ponga extremadamente celoso. De repente desaparece y decide someterse a una cirugía plástica que le cambia por completo el rostro. Ji-woo intenta desesperadamente encontrarla durante seis meses hasta que encuentra a otra chica a la que siente que puede amar. Al mismo tiempo, comienza a recibir mensajes que sugieren que Seh-hee ha vuelto y se da cuenta de que no la ha olvidado.

El director utiliza el concepto de cirugía plástica, que parece despreciar, para presentar su opinión sobre el tema:

Su opinión, sin embargo, va mucho más allá, ya que examina las respuestas de otras personas a este cambio y, en última instancia, el concepto de cómo nos perciben los demás, en particular los que amamos.

Su narrativa es bastante abstracta, hasta el punto de volverse soñadora. En cuanto a cinematografía, la película es magistral, en una tendencia que encuentra su apogeo en las insólitas esculturas de la playa, y en particular la de la escalera en las manos.

Posada Birdcage (1998)

Kim Ki-duk aborda uno de los temas que más le importan, la prostitución, en otra película de bajo presupuesto, que fue la que le dio a conocer fuera de las fronteras de Corea, a través de su proyección en el Festival de Karlovy Vary.

Esta vez examina la relación de Jin-ah, una prostituta de 24 años que encuentra trabajo en un motel junto al mar, con familiares que lo dirigen. Su comportamiento hacia él varía. El padre y el hijo quieren tener sexo con ella y enamorarse de ella. La hija la odia porque representa lo vergonzoso que es el negocio familiar mientras que la madre, que también es la jefa, la trata como a una empleada. En cambio, lleva muchas cruces, pero lo único que parece estar buscando es una familia.

Todas las señas de identidad del cine de Kim Ki-duk están presentes: pocos diálogos, breves escenas sexuales, violencia y una sensación de depresión penetrante. Al mismo tiempo, y pese al escaso presupuesto, logra presentar una serie de imágenes de extrema belleza, incluso en este marco.

Cocodrilo (1996)

El debut de Kim Ki-duk fue un precursor definitivo de lo que vendría después, ya que el enfant terrible del filme surcoreano no tuvo discreción en la representación de los temas más extremos.

Crocodile es el apodo de un vagabundo muy violento y de mal genio que vive debajo de un puente sobre el río Han. Se queda allí con dos ayudantes, un niño llamado Yang-byul y un anciano apodado abuelo, que parece ser capaz de reparar todo a su paso, desde motocicletas hasta máquinas de café, hasta heridas que necesitan ser suturadas.

Crocodile se gana la vida de dos maneras: vende chicle en un parque y roba las pertenencias de las personas que se suicidan al caer al río. Sin embargo, la mayor parte del dinero se pierde jugando a las cartas. Un día salva a una mujer, Hyeon-jeong, que cae al río, y siendo la bestia que es, inmediatamente comienza a violarla. A pesar de la forma en que la trató, decide quedarse con ellos. Cuando Crocodile intenta entrometerse en su historia, toda la pandilla se mete en problemas.

El director dirige otra película violenta pero significativa, mientras se enfoca en sus personajes, sobre todo Crocodile. El héroe principal de la película simboliza la desesperación del mundo, ya que, a pesar de todos sus esfuerzos, no puede superar su propia naturaleza, lo que le obliga a violar mujeres y apostar todo el dinero que gana.

De esta manera, su temperamento violento está algo justificado, pero Kim Ki-duk no deja que el público lo ame ni por un minuto, ya que su brutalidad está dirigida a una mujer, un hombre mayor y un niño. Además, cada vez que se enfrenta a un oponente de su tamaño y edad, termina siendo golpeado, en un acto que demuestra que solo puede dirigir su violencia hacia sí mismo. Finalmente, cuando decide portarse bien, es castigado aún más, al igual que sus amigos.

Dirección desconocida (2001)

La historia algo autobiográfica tiene lugar en 1970, en un pueblo rural cerca de una base militar estadounidense. Entre los habitantes de la ciudad se encuentra Chang-gook, que trabaja para Dog Eyes y mata perros para vender su carne a los restaurantes locales. Según su madre, su padre es afroamericano, al que algún día visitarán Estados Unidos.

La madre continúa enviándole cartas, que se devuelven al remitente con la inscripción: Dirección desconocida. Chang-gook se siente humillado por el comportamiento de su madre y cuando se ve víctima de un comportamiento racista, desata su ira sobre ella. Su situación empeora aún más cuando el nuevo novio de su madre es testigo de su comportamiento.

Ji-heum es un hombre tranquilo y tímido enamorado de Eun-ok. Sin embargo, se mantiene alejada de todos, debido a su ojo deformado. Un día, un soldado estadounidense se ofrece a pagarle la cirugía plástica si acepta ser su novia.

Kim Ki-duk dirige un drama absolutamente realista, sin censurarse a sí mismo de ninguna manera, particularmente en las escenas violentas, la mayoría de las cuales son bastante gráficas.

Niña samaritana (2004)

Dos amigos del instituto, Yeo-jin y Jae-young, planean viajar juntos por Europa. Para cobrar el dinero del viaje, Jae-young se convierte en prostituta y Yeo-jin actúa como proxeneta, buscando a sus clientes y protegiéndola durante las reuniones.

Un día, mientras Yeo-jin no está prestando atención, la policía allana el apartamento donde Jae-young tiene un encuentro, la niña decide saltar por una ventana para evitar el arresto. En su esfuerzo, resulta gravemente herida y es trasladada al hospital. Mientras está allí, le pide a su amiga que llame a su cliente favorito en el hospital.

Sin embargo, acepta seguirla solo con la condición de que tenga relaciones sexuales con él. Ella acepta, sin tener otra opción, pero para cuando llegan al hospital, Jae-young ya está muerto. La sucesión de eventos molesta a Yeo-jin, quien decide buscar a todos los clientes con los que se ha acostado su amiga y devolverles su dinero después de tener sexo con ellos. Los resultados de su decisión son mucho más violentos de lo que esperaba, especialmente cuando su padre descubre lo que hizo.

Samaritan Girl es una de las películas menos violentas del director, aunque eso no resta valor a la crueldad de la película, que es bastante palpable. En este contexto, Kim Ki.duk examina un fenómeno que prevalece principalmente en Japón, donde las estudiantes tienen sexo con hombres mayores para recaudar dinero para comprar ropa cara, teléfonos inteligentes, etc.

Obviamente, el director se pone del lado de las chicas, presentándolas como demasiado jóvenes para comprender las implicaciones de sus acciones. Por otro lado, no representa una categoría particular de hombres, quienes se presentan como seres humanos despreciables, hecho aún más enfatizado porque la mayoría de ellos tienen hijas de esa edad.

La Guardia Costera (2002)

Al cabo Kang, un miembro de la guardia costera, sus superiores le lavaron tanto el cerebro que se obsesionó con encontrar y matar a un espía norcoreano durante sus patrullas, y el código militar se convirtió en su biblia.

Cuando una desafortunada pareja local cruza la línea prohibida, Kang desata toda su ira, vaciando su arma e incluso arrojando una granada a su objetivo. El hombre de la pareja muere desmembrado y la niña, Mi-yeong, pierde la cabeza. Sin embargo, a pesar de los elogios de sus superiores, Kang no parece estar en una mejor posición.

Kim Ki-duk utiliza muchas escenas transversales para resaltar el deterioro del estado psicológico de ambos personajes después del accidente, y de esta manera presenta un mensaje político distinto. El ejército genera más violencia de la que previene y, a través de este concepto, en esencia, justifica su existencia. Kang se convierte en el símbolo de este comentario y Jang Dong-gun interpreta el papel a la perfección.

El arco (2005)

Desde hace 10 años, una niña de 16 años y un anciano viven en un barco anclado en mar abierto que sirve de lugar de pesca para aficionados. La niña es hermosa y amable y a menudo emociona a los visitantes. El anciano, sin embargo, siempre está dispuesto a matar cualquier pensamiento que tengan con su arco. Además, el anciano le prometió que se casaría con ella en su cumpleaños número 17. Sus planes se desmoronan cuando un equipo de pescadores, incluido un joven estudiante, visita el barco.

Kim Ki-duk dirige una película minimalista que se desarrolla exclusivamente en el barco, pero al mismo tiempo está llena de alegoría y significado. El surrealismo impregna la película, con el concepto de la niña prediciendo el futuro mientras se balancea frente a la imagen de Buda en el costado del bote mientras el anciano le dispara tres flechas.

Jeon Seong-hwang como el anciano y Han Yeo-reum como la niña dan magníficas actuaciones, a pesar de la naturaleza lacónica de sus papeles.

Chico malo (2001)

Han-ki, un proxeneta que nunca habla, se encuentra con Sun-hwa, una estudiante en la calle y decide besarla. Luego de los fallidos intentos de su novio de obligarlo a irse, un grupo de soldados que presenciaron los hechos lo golpearon hasta que se detuvo, y la niña le escupe en la cara y lo maldice antes de irse.

La enfurecida Han-ki logra atraparla con la ayuda de su pareja, en una serie de hechos que terminan por hacerla trabajar como prostituta para pagar el dinero que la acusan de robar. Durante el tiempo que tiene relaciones sexuales con sus clientes, Han-ki la mira a través de un espejo doble en la habitación contigua.

El estilo de Kim Ki-duk encuentra uno de su apogeo en esta película, con la representación gráfica de la violencia, las escenas de sexo extremo, el diálogo pobre, el surrealismo y el final inesperado. A su manera extrema, el director presenta una alegoría sobre las diferencias de clase, con Han-ki representando a los pobres y marginados y Sun-hwa a la burguesía mimada.

Además, comenta el giro inhumano que puede dar el amor. El personaje de Han-ki, tanto como idea como en cuanto a la actuación de Jo Jae-hyun, representa lo más destacado de la película, junto con el guión.

La isla (2000)

The Isle es una película surcoreana de 2000 escrita y dirigida por Kim Ki-duk, su quinta película y la primera en recibir un gran reconocimiento internacional por su estilo ahora reconocible.

Hee Jin es una joven que alquila plataformas flotantes a pescadores en un lago. Además, les proporciona prostitutas si se lo piden y ocasionalmente se prostituye. Su vida es triste pero tranquila hasta la llegada de Hyun Shik, un inquilino inusual que parece estar en problemas con la policía. Sin embargo, los dos tienen una peculiar historia de amor, torturada por el egoísmo, los accidentes fatales y una ferocidad que lleva a medidas extremas por parte de ambos.

Aquí, el director presenta una oda a la antítesis. El espléndido paisaje del lago en contraste con la vida mundana de los pescadores; la riqueza del emprendedor en contraste con la pobreza de la pareja; el enfado de ambos protagonistas en contraste con su insondable amor; las escenas gráficas de autolesión en contraste con el escenario poético y tranquilo.

Su dirección se caracteriza por la máxima sencillez, ya que ha eliminado todo tipo de escenas explicativas. Las motivaciones de sus protagonistas son tan simples como animales. Sienten lujuria, celos, dolor y miedo y reaccionan en consecuencia. Esta película contiene las dos escenas más macabras de la filmografía de Kim Ki-duk ; el primero son los intentos de suicidio con ganchos, y el otro son las escenas violentas con animales que el director ha asegurado que son reales.

Hierro 3 (Hierro 3, 2004)

3-Iron es una película de drama romántico de 2004 escrita, producida y dirigida por Kim Ki-duk. Una coproducción internacional entre Corea del Sur y Japón, la película está protagonizada por Jae Hee como un joven vagabundo que comienza una relación con un ama de casa abusada (Lee Seung-yeon). El título de la película proviene de un tipo de palo de golf que se usa de manera prominente a lo largo de la narrativa.

Tae-suk, aparentemente sin hogar, es un ermitaño urbano que pasa su vida en los apartamentos de personas que no están presentes en ese momento. Come de sus refrigeradores, se toma selfies con sus recuerdos y paga su estadía arreglando electrodomésticos rotos y lavando su ropa. Finalmente, llega a la casa de Sun hwa pensando que está vacía, porque su esposo está de viaje por negocios. Ella comienza su rutina, hasta que la encuentra en la casa después de que su marido la golpee. Posteriormente, deciden irse juntos y él la involucra en su peculiar forma de vida. Sin embargo, su esposo no quiere que ella lo deje.

Esta es probablemente la película más fácil de ver para el director, especialmente porque tenía un gran presupuesto, que implementó para renovar la producción, particularmente en contraste con sus anteriores, que tenían un presupuesto absolutamente bajo.

Por otro lado, la película nos aporta un romanticismo muy extremo que engloba todas las características del cine de Kim Ki-duk, con los dos protagonistas apenas diciendo una palabra, y el último acto absolutamente surrealista, es la mejor parte de la película.

Lee Hyun-kyoon como Tae-suk y Lee Seung-yeon son magníficos en su silencio, mientras que Kwon Hyuk-ho ofrece una actuación impresionante como el mal marido.

Misericordia (2012)

Esta producción específica es la más celebrada de Kim Ki-duk, que ha recibido una plétora de premios de festivales de todo el mundo, incluido el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia y la Mejor Película en los Premios Blue Dragon.

El guión se desarrolla en Cheonggyecheon, un barrio pobre del centro de Seúl, lleno de pequeños talleres técnicos y habitado principalmente por propietarios y trabajadores pequeñoburgueses. En esta zona vive Kang Do, un cobrador violento que trabaja para un usurero local. Obliga a quienes deben y no pueden manejar los pagos por autolesiones a recibir una compensación de su compañía de seguros.

Un día, mientras trabaja, se da cuenta de que una mujer de mediana edad lo sigue constantemente, lo deja comida en su casa e incluso lo ayuda con sus víctimas. Finalmente descubre que la mujer es en realidad su madre perdida hace mucho tiempo, que lo abandonó cuando era pequeño, una acción que lo ha moldeado como persona. Kang Do inicialmente reacciona violentamente hacia él; sin embargo, gradualmente se acostumbra a la presencia de Mi Son.

El trabajo más comercial del director que ve el uso de la cámara digital haciendo que las escenas violentas parezcan aún más realistas, prácticamente como un documental. El mensaje estándar que reside en la mayoría de las obras del director también aparece aquí: el mundo en el que vivimos es feo y malvado, y las personas son monstruos o víctimas.

Lee Jung Jin como Kang Do y Jo Min Su como Mi Son sorprenden a ambos en sus partes, presentando una relación edípica sublime y pesada.

El objetivo del director era impactar al público, una táctica que ha dado sus frutos desde que Pietà ha provocado fuertes reacciones de fans y críticos de todo el mundo, por sus temáticas y representación gráfica de la violencia.

Moebius (2013)

Moebius es una película de terror surcoreana de 2013 escrita y dirigida por Kim Ki-duk. Se proyectó fuera de competición en el 70 Festival de Cine de Venecia. Inicialmente fue prohibido en Corea del Sur antes de que la Junta de Clasificación de Medios de Corea revisara la película y cambiara la clasificación.

Una esposa descubre que su marido está teniendo una aventura y, a cambio, decide castrar a su único hijo e incluso se come a su miembro amputado antes de huir. El padre comienza a dedicar su tiempo a investigar los trasplantes de pene en Internet, mientras que el hijo, que es intimidado por su situación, termina participando en una violación en grupo del ex amante de su padre.

El objetivo obvio del director era sorprender a su audiencia y ciertamente lo logró. Casi todas las nociones onerosas están presentes en Moebius, incluida la auto-tortura, la misoginia y las inclinaciones edípicas. A la sensación de perversión que surge de la película se suma la ausencia casi total de diálogo, una táctica intencionada que obliga al espectador a concentrarse en las imágenes.

Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera (primavera, verano, otoño, invierno… y primavera, 2003)

La película presenta una historia sencilla. Un monje y su discípulo viven juntos y cuidan de un templo budista apartado en un lago. El estudiante finalmente abandona a su maestro para seguir a una mujer. Después de unos años regresa al templo con la policía pisándole los talones. Lo arrestan y el monje muere. El discípulo regresa y vigoriza el templo. Una mujer llega al templo y deja a su bebé allí. El ciclo comienza de nuevo. Cada etapa de la historia se presenta a través de una temporada diferente, como se describe en el título.

Kim Ki-duk presenta el concepto budista de que la violencia física y mental se puede mitigar a través de la meditación que conduce a la iluminación.

La película presenta magníficas escenas de paisajes naturales, que se transforman con el paso de las estaciones en una de las mejores obras de Baek Dong-hyun. En particular, el lago se representa en todo su esplendor a través de las estaciones. Las secuencias en las que Kim Ki-duk, que en realidad interpreta al monje adulto, entrena artes marciales en agua helada son posiblemente las más hermosas de la película.

(Visited 58 times, 1 visits today)
Comparte el conocimiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments are closed.