fbpx Press "Enter" to skip to content

Científico lamentan la pérdida del icónico telescopio del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico

En un año lleno de nuevos y terribles dolores y cargas, el colapso del icónico radiotelescopio del Observatorio de Arecibo se siente como una pérdida particularmente brutal para los puertorriqueños.

El telescopio de 57 años, un enorme plato de 1.000 pies (305 metros) de ancho, ha sido un ícono de la ciencia en la isla, dijeron varios puertorriqueños a Space.com. Las conferencias del observatorio han traído a una amplia variedad de investigadores a visitar la isla, las excursiones al centro de visitantes han sido un “rito de iniciación” para los niños puertorriqueños y sus programas de investigación locales han demostrado a los estudiantes que la ciencia está abierta a ellos. 

” Hasta hace muy poco , era el radiotelescopio más grande del mundo, y eso siempre fue un motivo de orgullo para Puerto Rico”, dijo Emily Alicea-Muñoz, quien creció en Puerto Rico y se formó como radioastrónoma antes de convertirse en física. investigador del Instituto de Tecnología de Georgia, dijo a Space.com. “Puede que seamos una pequeña isla en medio del Caribe, pero podemos hacer una gran ciencia”.

Pero el 1 de diciembre, la plataforma colgante de 900 toneladas del radiotelescopio se estrelló contra el enorme plato y lo destruyó. Los científicos de todo el mundo lloraron, al igual que los puertorriqueños de toda la isla. “Es como perder a un pariente anciano”, dijo Alicea-Muñoz. “Estaba allí, era una cosa; tal vez se dio por sentado que siempre existiría”.

Durante las últimas dos décadas, el observatorio y la isla habían superado desafío tras desafío. La instalación sobrevivió a una crisis económica en toda la isla y recortes presupuestarios que amenazaron con cerrar el observatorio. En 2017, el huracán María azotó la isla, matando a 3.000 personas, y el telescopio sufrió un daño milagrosamente mínimo por las ráfagas de la tormenta. El observatorio y la isla sonaron en el último año nuevo a una serie de terremotos; poco después, la nueva pandemia de coronavirus se apoderó de la isla y del mundo.

Pero para el Observatorio de Arecibo, lo peor estaba por llegar.  Primero, uno de los gruesos cables que soportan la enorme plataforma de equipo del radiotelescopio se salió de su enchufe en agosto. Justo cuando los ingenieros habían preparado un plan para abordar el daño, un segundo cable de soporte se rompió el 9 de noviembre, dejando el observatorio al borde del colapso y con un veredicto de desmantelamiento de la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU. (NSF), propietaria del sitio. La plataforma cayó el 1 de diciembre, destrozándose a sí misma y a franjas del plato.

Para los puertorriqueños, y los científicos puertorriqueños en particular, fue un espectáculo doloroso.

“No puedo evitar cuestionar esa falta de urgencia [después del fracaso de agosto], y se siente como un tema más grande que los puertorriqueños han experimentado una y otra vez, especialmente en los últimos tres o cuatro años”, Mónica Feliú-Mójer , un neurobiólogo y director de comunicaciones y divulgación científica de la organización sin fines de lucro Ciencia Puerto Rico, dijo a Space.com.

“Nuestro país se derrumba ante nuestros ojos”, dijo Feliú-Mójer. “Los puertorriqueños han pasado por un trauma tras otro, sobre todo desde 2017. Y por eso duele un poco más, creo, por eso. Duele mucho, pero creo que duele más por el contexto en el que esto es. sucediendo.”

Científico tras científico usaron la palabra orgullo para describir la relación de los puertorriqueños con el Observatorio de Arecibo como la principal institución de investigación y educación en la isla.

“Este es el único ícono de la ciencia que tenemos en la isla”, dijo Paola Figueroa-Delgado, Ph.D. estudiante de biología celular en la Universidad de Yale que participó en un programa de investigación de la escuela secundaria en el observatorio, dijo a Space.com “Sí, tenemos instituciones de investigación y laboratorios, pero reconoces el observatorio en una imagen, sabes que está en Arecibo y ha oído hablar de él en algún momento de su vida “.

Figueroa-Delgado es una prueba del papel de Arecibo en dirigir a los estudiantes puertorriqueños hacia carreras científicas. Si bien su campo de estudio no está relacionado con la radioastronomía , los estudios atmosféricos o las ciencias planetarias que conforman el legado de investigación del Observatorio de Arecibo, fue al pensar en la sostenibilidad en el espacio en el programa de investigación de la escuela secundaria de la instalación que se encontró por primera vez con la idea de 3D. -Rganos humanos impresos.

“Siempre se reduce a la oportunidad del observatorio”, dijo Figueroa-Delgado. “Si no tuviera la oportunidad, realmente no estaría aquí, porque me expuso no solo a la ingeniería, la astronomía y la astrofísica, sino que me expuso a mi campo actual. Me entrenó para ser científico y para Creo que prácticamente podría forjar mi propia carrera hacia la ciencia y valoraba mis contribuciones “.

El papel inspirador del Observatorio de Arecibo ha sido particularmente fuerte después de que el centro de visitantes del sitio abrió en 1997; recibe a más de 100.000 turistas al año, según la NSF.

Con esa inversión vino un conjunto de otros programas educativos y de extensión para igualar. “Mi primera experiencia de investigación, no solo en astronomía sino en la historia, fue en la universidad y estaba conectada al telescopio de Arecibo”, Romy Rodríguez-Martínez, que ahora está cursando un doctorado. en astronomía en la Universidad Estatal de Ohio, dijo a Space.com. “Mi primera visita estuvo relacionada con ese proyecto, y por eso tiene un lugar especial en mi corazón; fue el primer proyecto de astronomía que hice”.

Y antes del colapso, atesoraba la posibilidad de que, después de obtener su doctorado, tal vez pudiera encontrar un trabajo en el observatorio. “Obviamente, ahora esa posibilidad está completamente fuera de la mesa”.

Trabajar en Arecibo ha sido un sueño de larga data para los puertorriqueños interesados ​​en la astronomía, incluso mucho antes de que el centro de visitantes dinamizara sus esfuerzos de divulgación. Héctor Arce, un radioastrónomo de la Universidad de Yale, creció viendo el enorme plato del telescopio en un cartel en la casa de su abuelo. Ya interesado en la astronomía, más tarde vio el plato en persona, y la esperanza de regresar guió su decisión de especializarse en radioastronomía.

“Sabía de la existencia del observatorio y que la astronomía podría ser una ciencia que podría seguir y tal vez ser contratado en algún momento para trabajar en Puerto Rico”, dijo Arce a Space.com. “El hecho de que yo supiera que el Observatorio de Arecibo estaba allí en Puerto Rico, y que si continuaba con una carrera en astronomía, podría haber un lugar para trabajar en Puerto Rico, eso siempre estuvo en mi mente. “

Esa esperanza se desvaneció a mediados de la década de 2000, dijo, cuando la NSF despidió a una ronda de astrónomos y planteó por primera vez la idea de recortar los fondos del Observatorio de Arecibo para invertir en nuevos telescopios. Desde entonces, dijo, los puertorriqueños y los usuarios del observatorio han luchado por confiar en la NSF, sin importar cuán serias hayan sido las intenciones de la agencia y su financiamiento continuo de nuevas investigaciones en Arecibo.

“Siempre estuvo en la mente de la gente que a la NSF no le importaba mucho el observatorio”, dijo Arce. “Siempre hubo una sensación de inseguridad … creo que fallaron al tratar de convencer a la gente de que apoyaban al observatorio”.

Y resulta que a los puertorriqueños les encanta la instalación, a pesar de sus raíces como un proyecto del Departamento de Defensa de un gobierno federal que se ha negado a otorgarle la condición de estado insular . “Creo que independientemente de la afiliación política o la opinión en términos del estatus político de la isla, la gente está orgullosa de que el observatorio esté allí”, dijo Arce. “Sí, es una instalación de Estados Unidos, el gobierno proporcionó el dinero para construirla y luego operarla, pero muchas otras personas que la han mantenido viva han sido puertorriqueños”.

Algunos puertorriqueños ven el colapso del telescopio como una señal del daño que el colonialismo ha hecho a la isla, ya que el gobierno puertorriqueño no tiene autoridad sobre el observatorio y los isleños no tienen representación con voto en el Congreso, que asigna dinero a la NSF.

“Ha habido algunas menciones del hecho de que el observatorio no recibió el mantenimiento necesario, tal vez en parte porque está en un territorio en lugar de un estado “, dijo Saida Caballero-Nieves, astrónoma del Instituto de Tecnología de Florida. Space.com. “Realmente no puedo decir cuánta verdad hay en eso. Pero en realidad, el sentimiento es que esto nos trajo orgullo, y verlo desmoronarse así duele mucho”.

Caballero-Nieves, que pasó gran parte de su infancia fuera de la isla, recuerda haber visitado el observatorio poco antes de la secundaria y la fascinación que sintió su padre, un ingeniero civil, por el plato asombrosamente grande y la pesada plataforma suspendida encima.

“Siento que es una de las siete maravillas modernas del mundo”, dijo. “No importa cuántas veces regrese, el solo hecho de ver lo grande que es fue realmente impresionante”. Y luego, por supuesto, estaba la ciencia. “Que una instalación siga siendo científicamente relevante durante casi seis décadas completas es realmente impresionante”, dijo. Y los puertorriqueños saben exactamente lo que han perdido con Arecibo.

Junellie Gonzalez-Quiles, ahora cursando un doctorado. en ciencias planetarias en la Universidad Johns Hopkins en Maryland, es uno de esos estudiantes que vieron el observatorio por primera vez en la escuela secundaria a través de un programa de investigación organizado por la instalación. Ella describe caminar cuesta arriba desde el estacionamiento hasta la plataforma con vista al plato de radio y la impresión que le causó en ese momento. “Fue realmente revelador e impresionante lo grande que era este telescopio”, dijo. “Me duele decir ‘era'”.

Ella y otras personas con historias similares han decidido convertir ese dolor en acción, lanzando peticiones a la Casa Blanca para que intervenga en nombre del Observatorio de Arecibo. El primero, publicado el 21 de noviembre, pidió un intento de rescate y el segundo , publicado el día después del colapso del telescopio, solicitó apoyo federal para construir un observatorio nuevo e igualmente sofisticado en el sitio en honor a su posición en Puerto Rico.

“Es como una puerta de oportunidades que acabamos de ver romperse cuando se derrumbó el Observatorio de Arecibo”, dijo.

Después de las fallas del cable y el colapso posterior, los funcionarios de la NSF han enfatizado repetidamente su compromiso con la instalación del observatorio más grande y con Puerto Rico mismo, pero no está claro qué tan probable es que eso se traduzca en un nuevo telescopio de vanguardia, como González-Quiles y otros Puerto Rico. Los ricos esperan.

“Históricamente, en la relación colonial que ha tenido Puerto Rico con Estados Unidos, no tenemos mucho poder, o al menos nos dicen que no tenemos mucho poder para hacer nada”, Feliú- Dijo Mójer. Hay una narrativa común en la isla, agregó: “Necesitamos a Estados Unidos, somos una pequeña isla en el medio del Caribe, no tenemos mucho poder, estamos desposeídos y si si no tenemos los Estados Unidos, vamos a morir “.

Y aunque ver la caída de Arecibo ha subrayado los efectos perniciosos del colonialismo en la isla, dijo, recibió la respuesta a la tragedia con optimismo de que Arecibo podría ser reconstruido algún día.

“Una de las cosas que me ha dado mucha esperanza es la cantidad de interés que he visto, no solo en Puerto Rico sino de la comunidad internacional, y no solo de la comunidad científica sino en general”, dijo. acogiendo especialmente la campaña de promoción que encabezan los jóvenes científicos puertorriqueños.

“Los esfuerzos ahora se están dirigiendo hacia, ‘Podemos reconstruir'”, dijo Feliú-Mójer. “Todavía hay mucho valor en la reconstrucción de un radiotelescopio, un radiotelescopio mejor, más fuerte y más poderoso en ese mismo lugar”.

(Visited 16 times, 1 visits today)
Comparte el conocimiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments are closed.