fbpx Press "Enter" to skip to content

10 malas películas basadas en videojuegos exitosos

En los últimos 30 años, el cine se ha inspirado en los videojuegos, dando lugar a películas a menudo decepcionantes.

El cine siempre ha llevado a la gran pantalla historias de otros medios. De hecho, a lo largo de los años ha habido muchas películas inspiradas en libros o cómics de éxito que se han convertido en un culto. Pero además de estos medios, el séptimo arte de los últimos treinta años también se ha inspirado en los videojuegos , que desde los años 70 con Pong han invadido el mercado del entretenimiento.

A partir de mediados de los 90, el cine se inspiró en gran medida en el mercado de los videojuegos para llevar historias basadas en sus grandes éxitos a la pantalla grande. Una combinación que nunca ha fallado a lo largo de los años y que traerá el remake de Mortal Kombat a Sky el 30 de mayo . Junto con la nueva transposición del conocido juego de lucha, te ofrecemos 10 malas películas tomadas de videojuegos de éxito.

Mortal Kombat

La lista de 10 películas malas tomadas de videojuegos exitosos solo puede comenzar con la primera versión cinematográfica de Mortal Kombat firmada por Paul WS Anderson, que entonces tenía 30 años. La película está inspirada en el conocido videojuego creado por Ed Boon y John Tobias para Midway Games.

La historia ve a los mejores guerreros de la Tierra y el reino de OutWorld enfrentarse en un torneo de artes marciales interdimensionales dirigido por los dioses mayores. El torneo se lleva a cabo una vez por generación y fue creado para mantener la paz entre los mundos, pero si uno de ellos logra ganarlo diez veces seguidas, puede conquistar el otro reino. El reino de Outworld ya lo ha ganado nueve veces seguidas y la conquista de la Tierra ahora está cerca, dependerá del guerrero Shaolin Liu Kang, la estrella de cine de acción Johnny Cage y la agente de las fuerzas especiales Sonya Blade para derrotar a los guerreros. del emperador Shao Kahn. Para guiarlos al dios del trueno Raiden.

Con un costo de $ 18 millones, la película de Mortal Kombat recaudó $ 125 millones , lo que la convirtió en un éxito comercial. La película es sin duda la menos mala de las sacadas de videojuegos rodadas en los años 90 , pero por mucho que las atmósferas y las peleas tengan bastante éxito, lo cierto es que la trama es inexistente y los diálogos, por irónicos que sean, suelen ser ridículo. De la misma manera, después de un comienzo interesante, hay una secuencia ininterrumpida de peleas, a menudo sin una razón. Seguramente la película tiene el mérito de tomarse poco en serio, pero se basa en personajes demasiado estereotipados, actores fuera de lo común ( Christopher Lamberten el papel de Raiden sobre todo). A lo largo de los años, se ha reevaluado un poco y se ha elevado a la categoría de culto, pero es innegable que la película de Anderson es una película que no es del todo exitosa, pero que ciertamente se hizo con el corazón. Revisándolo después de años, la sensación es que el director fue el único que creyó en el proyecto.

Curiosidad: Steven Spielberg debería haber aparecido en un cameo, al que tuvo que renunciar debido a demasiados compromisos. Se suponía que iba a interpretar al director de la película de Johnny Cage. Además, Cameron Diaz fue inicialmente elegida para el papel de Sonya Blade, quien abandonó el papel debido a una lesión.

Dado el éxito en 1997 llega la secuela. Mortal Kombat – Total Destruction comienza donde lo dejó el primer capítulo, con la intención de Shao Khan de invadir y conquistar la Tierra. La secuela es parte de la vena basura, sin trama y con una serie de peleas que no son precisamente emocionantes. Involuntariamente cómico gracias a un guión no digno de ese nombre y una historia llena de inconsistencias y diálogos ridículos. Reparto casi completo para una película olvidable.

Street Fighter

Los años 90 y las películas de videojuegos de lucha han tenido una historia problemática, como lo demuestra la versión cinematográfica de Street Fighter . La película de 1994 está dirigida por Steven E. de Souza y está protagonizada por Jean-Claude Van Damme, Raul Julia, Kilie Minogue y una muy joven Ming-Na Wen.

Todos conocemos la historia. El general Bison reina supremo en el pequeño Shadoloo y está decidido a convertir su reino en una superpotencia. Para ello, ha capturado a ciudadanos occidentales y ha exigido un rescate a las Naciones Unidas, que no se mantendrán al margen e instruirán al coronel Guile para que resuelva la situación.

Con un costo de $ 35 millones, recaudó $ 100, pero el éxito comercial no es sinónimo de una buena película y Street Fighter lo confirma. No solo la historia se llena de agua por todos lados, con diálogos y escenas rayanas en lo absurdo, sino que además las peleas no son nada excepcionales. Lo mismo ocurre con los personajes, por decir lo menos bidimensionales. No basta con poner en escena a los protagonistas del videojuego para tener una historia convincente. La única nota positiva es la interpretación de Raúl Julia, a quien está dedicada la película ya que murió poco después de su finalización.

Street Fighte r es una película equivocada en muchos frentes, comenzando por su comedia involuntaria y exageradamente caótica. Se aprecian los huevos de pascua presentes y la escena final en la que los actores asumen las poses típicas de los personajes.

No contento con lo hecho en 1994, quince años después llega el spin-off Street Fighter – La leggenda  (Street Fighter: The Legend of Chun-Li), una película monográfica centrada en el icónico luchador de videojuegos chino. Interpretando a ella está Kristin Kreuk, Lana Lang de Smallville.

Una película algo absurda donde Mr. Bison pelea elegantemente vestido, con peleas que son todo menos creíbles, actores con pelucas falsas y efectos especiales que harían temblar a la mayoría de los fanáticos del cine. Indefendible. Devuélvanos a Jackie Chan y su impresionante parodia en una escena de City Hunter de 1993.

Super Mario Bros

Fue en 1993 cuando llegó a los cines Super Mario Bros. , una película inspirada en el conocido videojuego protagonizado por el fontanero creado por Nintendo. Dirigida por el dúo Rocky Morton y Annabel Jankel y protagonizada por el fallecido Bob Hoskins, John Leguizamo y Dennis Hopper, fue la primera película basada en un videojuego que se produjo y la primera gran decepción.

La película comienza especulando que el meteorito que provocó la extinción de los dinosaurios en realidad dio a luz a una dimensión paralela donde fueron exiliados. Para regresar a la Tierra, sus descendientes deben operar el meteorito, que sin embargo carece de un fragmento, escondido en la Tierra. La historia cobra vida cuando la estudiante de paleontología Daisy Toadstool encuentra extraños huesos de dinosaurio en un sitio de construcción. Un descubrimiento que cambiará su vida y la de los hermanos fontaneros Mario Mario y Luigi Mario. Los tres se encontrarán en el mundo paralelo habitado por los descendientes de los dinosaurios, donde intentarán salvar a Daisy y frustrar el plan del malvado Koopa.

Ciertamente no fue fácil hacer una película inspirada en Super Mario Bros. , pero la película de 1993 supera todas las expectativas más pesimistas gracias a una historia bastante divagante, desde el contexto cyberpunk fuera de lugar y con eventos y diálogos por decir lo menos absurdos. . Una película equivocada desde el principio y que según los rumores veía a los dos protagonistas siempre borrachos y el guión reescrito todos los días. En más de una ocasión, Bob Hoskins ha expresado su pesar por participar en él.

A pesar de un elenco técnico (la música es de Alan Silvestri) y un elenco artístico excepcional, Super Mario Bros. se ubica entre las 10 malas películas tomadas de videojuegos exitosos. Probablemente lo peor hecho hasta ahora. Escultura inolvidable.

Doble Dragón

Entre las mayores decepciones de las películas de videojuegos también está Double Dragon , una película de 1994 dirigida por James Yukich y protagonizada por el artista marcial Mark Dacascos, Scott Wolf, alyssa Milano y Robert Patrick.

La historia se desarrolla en 2007, en un Los Ángeles post-apocalíptico donde las pandillas y el crimen son los reyes. En esta realidad mueven los hermanos Jimmy y Billy Lee, expertos en artes marciales. Sus vidas cambiarán cuando el temible Koga Shuko descubra que los dos están en posesión de la mitad de un místico y poderoso medallón creado hace cientos de años por el emperador chino. Dependerá de los hermanos derrotar a Shuko, reunir el medallón y restaurar la paz en la ciudad.

Toma un videojuego de culto con una trama (mínima) y no lo tomes en consideración en absoluto, pero dale vida a una película con una historia por decir lo menos imaginativa y simplista, con un diálogo bastante pobre y una actuación amateur y obtendrás Double Dragon. Un largometraje con un guión holgazán y peleas ridículas por decir lo mínimo, donde el escenario post-apocalíptico es lo único que la película tiene en común con los videojuegos. Sin duda entre las peores películas jamás realizadas y entre las 10 peores películas basadas en videojuegos de éxito. Después de casi treinta años se ha convertido por completo en un culto a la basura de los 90.

DOA: Vivo o muerto

Lamentablemente es una certeza, las películas basadas en videojuegos de artes marciales siempre logran decepcionar . En 2007 este privilegio fue para DOA: Dead or Alive, largometraje dirigido por Corey Yuen y basado en el conocido videojuego Tecmo.

La historia es muy sencilla. Victor Donovan invita a dieciséis formidables luchadores a participar en el DOA, el famoso torneo internacional de artes marciales. Los participantes representan cada uno una disciplina diferente y fueron elegidos por su habilidad. Lo que no saben es que Donovan planea crear el arma humana perfecta y que usará a los participantes del torneo para hacerlo.

Aunque la trama de la película está inspirada en los videojuegos, la amarga verdad es que el guión trae a la pantalla una historia bastante inconclusa y por momentos escalofriante, con peleas que quisieran rendir homenaje a los chinos wuxia y Tarantino (concretamente Kill Bill) pero que son ridículos y aficionados, sin mencionar los nada menos que los diálogos cómicos. Adecuado para aquellos que quieran desconectar durante un par de horas y divertirse viendo un producto un tanto divagante.

Tekken

En 1994 llegó uno de los juegos de lucha más populares al mercado de los videojuegos: Tekken . Nacido como un videojuego arcade y entre los primeros títulos disponibles para Play Station, en 2009 llega al cine con la película del mismo nombre, pero la realización deja mucho que desear, por lo que no podía faltar en la lista. de 10 malas películas tomadas de videojuegos.

La historia se desarrolla en un futuro postapocalíptico donde el mundo está gobernado por varias corporaciones. El más poderoso es el Tekken, gobernado por da Heihachi Mishima. Para mantener la paz, la corporación organiza todos los años el Iron Fiat, un torneo de artes marciales cuyo ganador tendrá gloria y prestigio. Haihachi, sin embargo, no se ocupó de la ambición de su hijo Kazuya, quien a su vez no sabía que tenía un hijo ansioso por vengarse. Que comience el torneo.

Mirando a Tekken desde la primera escena, puedes sentir la pereza con la que se concibió la película. Pasas la decisión de torcer la trama del juego (que siempre es interesante), pero encontrarte en un mundo post apocalíptico donde no entiendes nada de lo que está pasando y con persecuciones ridículas con música hard rock de fondo es demasiado. . Así como las caracterizaciones de los personajes y sus presentaciones son nulas. Emblemático es el personaje de Heihachi Mishima, que tiene el rostro del veterano Cary-Hiroyuki Tagawa y que presenta un maquillaje falso que haría temblar incluso a los cosplayers más inexpertos.

Una película aburrida con una historia inconsistente y no precisamente peleas irresistibles, aunque sean la mejor parte. El proyecto empezó mal y terminó peor . Una visita obligada si sufres de insomnio, seguro que te ayudará.

Pese al fracaso de público y crítica, la precuela Tekken 2: Kazuya’s Revenge llega en 2014 y el resultado es incluso peor que la primera película. Una trama sin ton ni son e inconsistente con su antecesora, actores desconcertados y peleas ridículas. A todo esto hay que añadir una historia de amor sin sentido. Inexplicable el título, que habla de venganza sin que esta esté ahí en lo más mínimo. Realmente imposible de ver.

Max Payne

Entre las 10 malas películas extraídas de videojuegos de éxito no cabe duda de que Max Payne , una película de acción inspirada en el juego del mismo nombre. Dirigida por John Moore ( Behind Enemy Lines ), la película está protagonizada por Mark Wahlberg, Mila Kunis, Beau Bridges, Olga Kurylenko, Ludacris, Chris O’Donnell y Donal Logue.

La historia de la película sigue la del videojuego y ve al policía Max Payne investigando el asesinato de su esposa e hija. Investigación que lo convertirá en el objetivo tanto de sus colegas, que lo responsabilizan del asesinato del detective Alex Balder, como de la mente criminal detrás de la venta de la poderosa droga conocida como Valkyrie.

Aunque la trama de la película refleja mucho la del videojuego, Max Payne es prueba de que ser fiel al producto original no es suficiente si en la base hay un guión que se filtra por todos lados, trayendo a la pantalla un carácter banal e inconcluso. y desprovisto de giros notables. Por no hablar de la mala actuación del elenco. La pena máxima es para el espectador.

Casa de los muertos

Cuando se trata de películas basadas en videojuegos, es imposible no mencionar al director alemán Uwe Boll , quien entre 2003 y 2008 dirigió siete películas basadas en la misma cantidad de videojuegos. Entre estos es difícil no mencionar a House of Dead , inspirado en el conocido videojuego de SEGA.

La película, fechada en 2003, es la clásica película de zombis perezosa y sin sentido, desprovista de una trama con un mínimo de coherencia o interés . Lo que estamos presenciando es la clásica historia de un grupo de niños, por decir lo menos personajes unidimensionales, que se ven obligados a luchar contra zombis (mal hechos) y un científico loco centenario. Por si fuera poco, no faltan escenas cómicas involuntarias (como la del cubista con un vestido que reproduce la bandera de Estados Unidos pateando a zombis en la cara) y referencias sin sentido a los videojuegos. Una trama completamente nueva es bienvenida, pero que tiene un mínimo de sentido.

Dado el mal resultado, obviamente en 2005 llega la secuela / reinicio de Zombie Hunters  ( House of the Dead 2 ). Detrás de la cámara esta vez está Michael Hurst. El éxito de la secuela es el mismo que el de la predecesora, una película aburrida, más que predecible y con diálogos, escenas y personajes absurdos, aunque tiene al menos una pizca de trama. Lo curioso es que se siente más como una transposición de Resident Evil que de House of the Dead . Bostezos asegurados.

Solo en la oscuridad

Uwe Boll es probablemente la cruz proverbial (sin deleite) de cualquier fanático del terror, y del cine en general. El cineasta alemán es infame por sus malas películas, incluida Alone in the Dark , un imprescindible en la lista de las 10 malas películas basadas en videojuegos de éxito.

El protagonista de la historia es el investigador del paranormal Edward Carnby, quien investiga las misteriosas desapariciones de niños que crecieron con él en un orfanato. A su lado está la antropóloga Aline Cedrac, quien lo ayudará en la búsqueda de un antiguo artefacto capaz de conectar el mundo con el Más Allá.

Aunque la película está inspirada en el cuarto capítulo del videojuego, o Alone in the Dark: The New Nightmare, resulta ser una mezcla un tanto divagante de muchos géneros, comenzando por la historia de detectives con la voz del protagonista fuera de la pantalla (aquí para decir lo menos molesto), a la acción sobrenatural y sobre todo a productos como Indiana Jones y Tomb Raider . Por no hablar de los diálogos inútiles y las escenas de acción bastante aburridas. Como suele suceder, resulta involuntariamente cómico.

No contento con el lío hecho, cuatro años después Boll decide producir la secuela cuya historia, sin embargo, no tiene nada que ver con el capítulo anterior. La trama gira en torno a una daga maldita y la bruja que la hizo. En cuanto al predecesor, también aquí la realización deja mucho que desear gracias a una historia que carece de sentido y carece de un mínimo de significado. 90 minutos de WTF continuo, como todas las películas de Uwe Boll, que dejarán al espectador sin palabras. De una manera lejos de ser positiva.

Assassin’s Creed

La lista de 10 malas películas tomadas de videojuegos exitosos solo puede terminar con una de las mayores decepciones recientes de este género: Assassin’s Creed . La película dirigida por Justin Kurzel y protagonizada por Michael Fassbender es la transposición del conocido videojuego de Ubisoft, pero lamentablemente entre decir y hacer suele haber un agujero negro en el medio.

La historia está protagonizada por el criminal Callum Lynch, quien descubrirá que es descendiente de Aguilar de Nerha, miembro de la Orden de los Asesinos que vivió en la España del siglo XV. Gracias a los Abstergo Indstries, el hombre revivirá los recuerdos de Aguilar, con el objetivo de encontrar el Fruto del Edén. El objeto tiene el poder de traer paz al mundo.

En 2016, el director australiano llevó a la pantalla una película que decide tomar los elementos clave del videojuego y construir una trama original en torno a ellos. El problema es que la historia es algo confusa y aburrida , donde se habla demasiado y cuyas peleas no logran despertar la más mínima emoción.

Un buen reparto no basta para revivir una película que tiene un mal guión capaz de dar vida solo al aburrimiento y los bostezos. Está destinado a ser una película de acción, pero parece la versión LSD de El código Da Vinci . Otra oportunidad más desperdiciada.

(Visited 50 times, 1 visits today)
Comparte el conocimiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments are closed.